¿Qué es bueno para tener suerte en el casino?

dice-568192_1920

Emily Dickinson sostenía que la suerte no es casual, sino más bien producto del trabajo; teniendo que ganarse a pulso. Y en cierto modo se trata de una afirmación cierta. No obstante, no resulta menos válido afirmar que, al menos en parte, dicha suerte puede potenciarse siguiendo los pasos adecuados. En esta ocasión, nos sumergimos en el mundo de los casinos online en vivo para aportar algunos trucos con los que ayudaros a lograr ese éxito tan deseado.

Casinos: ¿cuestión de suerte?

Antes de introduciros en el fascinante mundo de los casinos online y de las apuestas de azar conviene tener en cuenta una serie de consejos, recomendaciones e incluso supersticiones con los que encauzar vuestra buena suerte a la hora de apostar. A continuación, compartimos algunos de los más destacados.

Juego y amuletos. La superstición ha formado parte de nuestros rituales más mundanos y cotidianos desde tiempos inmemoriables. No en vano, incluso la mitología griega y romana cuenta con deidades de la fortuna, el destino y el azar (Tyche y Fortuna). Tres elementos fundamentales para una industria como la del juego y el entretenimiento. Y dentro de todo ello los amuletos y, en definitiva, la simbología ha cobrado un especial protagonismo. El trébol de 4 hojas, monedas de la suerte, una herradura, jade, pirita, etc.

El surtido es tan largo como larga su existencia a lo largo y ancho de múltiples civilizaciones y culturas. Al final lo importante aquí no es tanto contar con uno de estos amuletos sino más bien de hacer acopio del que sintamos como nuestro. Ya sea por su valor sentimental o espiritual o simplemente porque logren tranquilizarnos y relajarnos.

Cuestión de gestos, supersticiones y rituales. Y es que si los amuletos son importantes los gestos, detalles o supersticiones no se quedan atrás. Unos dedos cruzados, encender velas, huir de números como el 13 el 666, no contar el dinero ganado hasta acabar la partida, soplar los dados antes de lanzarlos, tocar madera, no enseñar tus cartas, etc.

En este caso el surtido a nuestra disposición resulta tan extenso como amplia es la imaginación humana. Y todos ellos tienen algo en común, se erigen como costumbres fuertemente arraigadas en la sociedad. Siendo, en muchos casos, rituales perpetuados por nuestros propios ancestros.

Quién algo quiere… ¡algo le cuesta!

Probablemente muchos penséis que ninguno de los rituales, gestos o amuletos mencionados con anterioridad van a influir en lo más mínimo en vuestras posibilidades de éxito en un casino. Nada más lejos de la realidad. No en vano, aunque descartemos cualquier tipo de propiedad divina o mágica, dichos talismanes seguirían aportando un elemento fundamental a la hora de participar en cualquier juego: la confianza.

Y es que aunque no se trata de un elemento significativo en sí mismo. Al menos no más que otros como el trabajo, la documentación, el análisis, las estadísticas o el sentido común. Sí que hace que cualquier jugador pueda adquirir ese punto de constancia y motivación necesario para seguir esforzándose y mejorando. Efectivamente, quién algo de suerte quiere… ¡algo le cuesta!

Acerca de Redacción Diario de Jaraíz 2776 Articles
Dpto. de Redacción del Diario de Jaraíz de la Vera

Be the first to comment

Deja un comentario