‘Matar a Dios’ de Caye Casas y Albert Pintó | Cineclub El Gallinero

bienaventurados los cortometrajistas porque ellos recuperarán la fe en el cine. Comedia negra | 90 min. | Castellano

'Matar a Dios' de Caye Casas y Albert Pintó | Cineclub El Gallinero

El hombre es su propio lobo y no habrá dios ni santo que nos salve, o eso es lo parecen predicar en su ópera prima, Matar a Dios, los creadores de la singular irreverencia fílmica que ofrendamos en el púlpito sagrado de nuestra orden gallinaria: Caye Casas y Albert Pintó dejan la marca de artífices en su sensacional debut en el largo tras haber tocado el cielo con el formato pequeño, el negrísimo y multipremiado corto RIP, cuyo visionado recomienda encarecidamente este pecador como parte de la presente eucaristía.

La premisa de tan blasfemo título recupera el dadaísmo apocalíptico de salita de estar con un toque de resorte mathesoniano (los que aún no sepan quién es Richard Matheson que disimulen, pero ya pueden ir clicando en el enlace que esto entra en el examen para ser socio de la logia gallinae): el mismísimo Dios, el de la mayúscula al principio, decide visitar a su eternamente imperfecta e indeseable creación, el hombre, para poner en manos de cuatro desgraciadas almas un peculiar destino de la humanidad.

Escuela de Terrassa

El impío binomio Casas-Pintó, discípulos de lo que aquí y ahora podríamos denominar escuela de Terrassa, se atreve a “crear” una surrealista antesala del fin del mundo en la que se desatará lo peor de la condición humana, ofreciendo una fórmula desafecta a pretéritos testamentos y consagrando un elenco de actores (santficados Emilio Gavira, Itziar Castro, David Pareja…) en estado de gracia para desplegar un retablo vitriólico de gran parte de las maldades, bajezas y miserias que tan deleitosa cata tiene entre nuestro público (ese ente extradimensional y superior cuyo poder para ver películas en VO le permite estar a salvo del pecado, hostias aparte).

«Matar a Dios recupera la causticidad de los guiones de Azcona, el implacable estudio sobre la familia como cáncer voraz de las mejores obras de Fernán Gómez y el frenético ritmo y conocimiento cañí del fantastique de Álex de la Iglesia Fausto Fernández, Fotogramas.

Muchas son las enseñanzas y apostolados que se pueden obtener ‘por’ Matar a Dios, pero de la palabra de los padres apócrifos se colige un mensaje bien claro:

“la especie humana somos una basura, un cáncer para el planeta. Consideramos que al planeta le iría mucho mejor sin los seres humanos”.

Pero para que no te acojones antes de tiempo y decidas ir al cementerio sin haber escuchado antes el evangelio, ahí te dejamos el segundo, abrázalo cual mandamiento:

“vivir el momento, porque cuando la palmes no hay nada”.

Es muy probable que te rías, incluso podrías llegar a descojonarte, pero te podemos asegurar que mientras lo haces asomará una baba verde por la comisura de tus corruptibles labios, y sabrás que la negrura de semejante invención está suscitando esa “especie de hilaridad sardónica al reconocer y celebrar en (ti) la caricatura de ciertos rasgos demasiado presentes en nuestro tiempo”.

Noche de los difuntos, Halloween, Todos los Santos

La noche de los difuntos, Halloween, Todos los Santos cocinados en las abyectas parrillas de la más siniestra inventiva sobre la carnicería… sabéis que no se puede escapar a las repercusiones cinematográficas de todo ello, y que debemos invitarte a entrar en la sala oscura con voz de ultratumba… pero tranquilizaos y que no panda el cúnico, porque es inútil toda preocupación. Dios tiene un plan y nada podrá prepararos para lo que vais a ver.

Aunque saber que esta insolencia sacrílega sedujo con su herejía al público en la tierra prometida del Festival de Sitges, al del Fanges de Santiago de Chile o al del Festival de Cine de Comedia de Tarazona, además de erigirse como ganadora en los «fantas» más reputados del orbe (Buenos Aires Rojo SangreMórbido de México, Fantafestival de Roma, Lund Fantastic de Suecia, Horror and Fantasy de San Sebastián, Som Cinema de Lleida, Fantaspoa de Brasil, Calella Film Fest…) podría ser de gran ayuda para… Matar a Dios…!

Yema y cáscara

“Estimulante comedia negra repleta de risas congeladas.” Julián García: El Periódico.

“El argumento, precedido de un prólogo impactante y desconcertante, constituye un ejemplo de teatralidad y de pretenciosidad.”
Francisco Marinero: El Mundo

Be the first to comment

Deja un comentario