La Gran Desconocida. Una joya del S.XIII, Ntra. Sra. de los Remedios

La Gran Desconocida. Una joya del S.XIII, Ntra. Sra. de los Remedios

La Gran Desconocida. Una joya del S.XIII, Ntra. Sra. de los Remedios

Cada vez vamos conociendo más datos de la historia de nuestro pueblo. El año pasado sin ir más lejos apareció el documento más antiguo conservado, en el que hasta el momento, aparece reseñado el nombre de Jaraíz, aunque con su grafía antigua. Sin embargo todavía existen testimonios históricos, que bien sea por desconocimiento o por falta de información ignoramos.

El año pasado en esta misma revista de la Feria Agroalimentaria 2017, hablamos de las dos joyas que actualmente conservamos en nuestros dos templos parroquiales, que son sus retablos mayores. Dignos de mención por sus calidades artísticas y estilísticas. Y aunque ya adelantamos algo en aquel artículo, en esta ocasión vamos a tratar sobre la verdadera joya que podemos admirar todos los días sin necesidad de salir de nuestro pueblo y, que por su datación, es casi coetánea a la época del documento que citábamos al principio. Se trata de la imagen que ocupa la hornacina central del retablo de la iglesia de San Miguel.

Ntra. Sra. de los Remedios

No es de gran tamaño, no llega a un metro de altura, ni tampoco llama mucho la atención por su belleza estilística, quizás la llama más por lo contrario, sin embargo es la talla religiosa más antigua del patrimonio artístico-religioso que actualmente podemos encontrar en Jaraíz.

La imagen tiene la advocación de Ntra. Sra. de los Remedios, y aunque a simple vista no parece tan antigua, sabemos por la documentación existente, que el retablo, muy posterior en el tiempo (su construcción tuvo lugar a finales del siglo XVII) se hizo precisamente para poder albergar en él junto a la imagen del titular de la iglesia, la talla de la Virgen que en ese momento gozaba de gran devoción.

La talla que podemos contemplar en la actualidad es el resultado de la restauración que se hizo de la misma en el siglo XVIII, algo muy frecuente en este siglo en el que se intentaba adaptar las imágenes a los gustos del momento, prueba evidente de la importancia que tenía la imagen y su culto, ya que si no, hubiera corrido la suerte de tantas otras que fueron desechadas o mutiladas, por no cumplir con la tendencia de ese tiempo y reemplazada por una más moderna y de acuerdo con los cánones de la época. Sin embargo, como hemos dicho, muy importante tuvo que ser la devoción que tenía dicha imagen lo que permitió la conservación de la talla original.

Archivo parroquial

De este hecho nos dan cuenta los datos conservados en el archivo parroquial, que nos hablan de su fiesta y de algunos de los enseres que poseía la imagen como coronas y mantos. Sin embargo estos documentos datan todos del siglo XVII, ya que en el archivo parroquial los documentos más antiguos no van más allá del siglo XVI, a pesar de su buen estado de conservación.

El documento más fehaciente de su antigüedad es la propia imagen. Además de los estudios que los expertos han hecho de la misma. Casi todos coinciden en su datación, aunque con alguna discordancia.

Las características que presenta:

  • imagen sedente, con el niño en su regazo.
  • las formas de los pliegues del manto.
  • la actitud hierática de los rostros, sobre todo del niño.

Hacen que su origen se halla datado en torno a segunda mitad del siglo XIII. Para los menos entendidos, su origen estaría situado entre 1250 y 1300. Es decir lleva entre nosotros la friolera de siete siglos. Lo que la convierte en la verdadera joya de nuestro patrimonio que como jaraiceños estamos llamados a conservar y difundir.

Juan Antonio Corrales Muñana. Párroco de Jaraíz

Artículo de la Revista de la XX Feria Agroalimentaria Comarca de la Vera 2018.

Be the first to comment

Deja un comentario